Saltar al contenido

Vacunas en Estados Unidos y requisitos sanitarios

Vacunas en Estados Unidos

En este artículo te daremos información sobre las vacunas en Estados Unidos, así como los requisitos sanitarios que debes cumplir para poder entrar a ese país.

Sigue leyendo y conocerás las vacunas obligatorias, las vacunas recomendadas y otros aspectos de la sanidad en los Estados Unidos de América.

Vacunas obligatorias en Estados Unidos

Lo primero que debes saber es que si viajas a Estados Unidos en calidad de turista, en realidad no requieres de ningún tipo de vacuna obligatoria para poder entrar.

Pero si provienes de un país en el que la fiebre amarilla no haya sido erradicada, es posible que te soliciten un certificado que indique que estás vacunado.

Para aquellas personas que están tramitando una visa de inmigrante, en Estados Unidos las vacunas que se les requieren son las siguientes:

  • Varicela
  • Tétanos – Difteria
  • Tos ferina
  • Rotavirus
  • Rubeola
  • Paperas
  • Neumococica
  • Polio
  • Influenza
  • Influenza tipo b (Hib)
  • Hepatitis A
  • Hepatitis B

Cuando se realiza el examen médico es necesario presentar un certificado que valide el que se tienen todas estas vacunas.

Vacunas recomendadas en Estados Unidos

Por lo que respecta a las vacunas recomendadas en Estados Unidos, estas incluyen la vacuna del tétanos y la difteria, además de la vacuna triple vírica que incluye la rubéola, el sarampión y la parotiditis.

En algunos casos y en función del lugar que se visite, es posible que sea necesario vacunarse contra la gripe, además de tener la vacuna contra la hepatitis B y la vacuna de la neumocócica.

También es importante decir que para vacunarse contra aquellas enfermedades que no se aplican habitualmente en los centros de salud, es necesario recurrir a un centro de vacunación internacional. Los menores al igual que los adultos deben contar con todas sus vacunas.

Hasta aquí la información sobre las vacunas en Estados Unidos. Veamos a continuación otros aspectos sanitarios que debes conocer.

Otros requisitos sanitarios

Adicionalmente a las vacunas, para quienes desean conseguir la residencia en los Estados Unidos, usualmente se les exige un examen médico para descargar la lepra, gonorrea, tuberculosis o sífilis. Estos exámenes requieren de evaluaciones de la piel, además de radiografías, análisis de sangre, etc.

Precio de la sanidad en Estados Unidos

Al hablar del coste de la atención médica en los Estados Unidos no hay que perder de vista que cuando alguien acude a la consulta de un médico, el especialista realizará pruebas para dar un diagnóstico más preciso.

En consecuencia, tanto la consulta como dichas pruebas tienen un costo, que de no contar con una afiliación a la sanidad pública, se eleva considerablemente. Es por eso que a los viajeros se les recomienda contratar un seguro de asistencia médica que cubra todos estos gastos.

Las consultas médicas en los Estados Unidos cuestan alrededor de 100 dólares, pero si se trata de un especialista el precio se puede elevar hasta los 300 dólares o incluso más. Si el paciente requiere una resonancia magnética debe pagar más de 1000 dólares y si es necesario un traslado en ambulancia el coste es de 600 dólares.

Un par de días ingresado en un hospital puede alcanzar un total de hasta 100.000 dólares, mientras que servicios como anestesista, laboratorio, fisioterapia, rehabilitación, etc., puede generar cargos por más de 40.000 dólares.

Por ello, te recomendamos encarecidamente contratar un buen seguro de viaje a Estados Unidos, si de dispones a dar el salto a este increíble país.

Sistema de salud en los Estados Unidos

En la actualidad, Estados Unidos es el país que invierte más dinero en el sistema de salud con alrededor del 17.4% de su producto interno bruto. A pesar de ello, muchos ciudadanos se quejan ya que el Estado únicamente aporta el 48% de todo lo que se invierte en el sistema de salud, por lo cual en comparación con el resto de los países, Estados Unidos se encuentra en el puesto 117.

Además, el aporte del gobierno encarece aún más la salud para los ciudadanos.

En un país donde existe un incremento en la desigualdad de ingresos, esta situación significa que una buena parte de la población se muestra vulnerable ante un sistema de salud ineficiente.

En comparación con los sistemas de salud en Europa, en Estados Unidos se paga más dinero por una consulta médica o un medicamento. Basta con decir que en ese país no existe una institución que negocie con las aseguradoras, los hospitales y los pacientes, lo cual repercute directamente en el costo de cosas, como por ejemplo los medicamentos.

Lo que sucede es que cada hospital y aseguradora funcionan por separado. Existen una gran cantidad de negociadores en un sistema de salud cada vez más fragmentado. Como consecuencia, los distribuidores son los que encarecen el acceso a una atención médica de calidad.

También hay que decir que el sistema de salud en Estados Unidos no cuenta con una cobertura universal. Son los empresarios quienes garantizan la cobertura sanitaria para la mayoría de los ciudadanos, mientras que otro segmento de la población opta por contratar seguros.

Por lo general, las condiciones de todos los planes requieren el pago de cuotas, aunque en ocasiones se requiere el adelanto de una determinada cantidad del coste, cuyo importe está en función del tipo de seguro que se haya contratado.